miércoles, 16 de octubre de 2013

LOS PADRES EN LA PSICOTERAPIA INFANTIL

Los niños son traidos por sus padres a la consulta. Son ellos los que toman esa decisión y no es fácil tomarla. Muchas veces los indicadores son aislados y esto hace que nunca llegue esa decisión. Confiando siempre en que cuando crezcan se les pasará, en que el tiempo jugará a favor de todos. Muchas veces no es así. Cuando tenemos delante un niño triste o que pierde el control o con impulsividad o que se opone a todo y a todos o que ha sufrido traumas estamos perdiendo un tiempo precioso si no acudimos al especialista. Además en España nos encontramos con un sinfin de prejuicios populares acerca del quehacer y efectividad de un psicólogo lo cual impide aún más el decidir llevar al niño al psicólogo para gran perjuicio de todos por cierto. Cuando nos duele algo vamos al médico ¿no? ¿Por qué cuando necesitamos orientación en el trato con nuestro hijo/a no solemos hacerlo? Cuando yo me separé (una situación de duelo para los niños) lleve a uno de mis hijos a la magnífica terapeuta Ana Maria Stalder, mi maestra en terapia de teatro de guiñol. Fué mano de santo para él y para mi también pues su sufrimiento se relajó. El niño encontró una vía de expresión que conmigo no podía tener puesto que yo formaba parte de su problema. 

Cuando tengo delante a los padres mi trabajo consiste en hacerles saber QUÉ SIENTE TU HIJ@. Porque esta es la base del comportamiento de los niñ@s, lo que sienten. Como no saben contárnoslo (como tantos adultos) es necesario inferirlo de sus teatralizaciones, de sus dibujos, de sus juegos espontáneos. En las sesiones también se producen verbalizaciones claves sobre ellos mismos que también cuento a los padres. Sin embargo si el niño o niña me pide durante la sesión que no les cuente algo que ha dicho o hecho el código de terapeuta me hace guardar el secreto salvo en los casos de amenaza a la integridad física o psíquica del niño. Trasladar los sentimientos del niño a través del simbolismo y significado de los juegos, teatros y dibujos es fácil pero que los padres puedan aceptarlos sin sentirse juzgados en su quehacer parental, a veces, es difícil. Yo aconsejo a los padres que se sitúen en el punto de vista del observador, con cierta distancia, como si estuvieran viendo una película. Y soy muy gráfica también, representando partes claves, resaltando todo lo que nos lleve a comprender que está moviéndose en el interior del niñ@. Suelo hacer un resumen escrito con frases llave que los padres se llevan para que puedan volver a él en caso de dudas, olvidos o necesidad de concreción. 

Nuestro objetivo común es el niño. Hay muchos aspectos relacionales que pueden optimizarse entre los padres y el niño/a. Como padres intentamos hacerlo lo mejor que podemos y sabemos. Como hijos, sabemos que no siempre nuestros padres han hecho lo que ha sido mejor para nosotros aunque esa fuera su intención. Facilitar la comprensión de los padres hacia la idiosincrasia del hijo es necesario para poder avanzar más en la terapia. La alianza entre el/la terapeuta y los padres es muy importante.

miércoles, 10 de abril de 2013

Enseñar a meditar a los niños

La meditación es una poderosa herramienta para desarrollar la capacidad de concentración, facilitar la relajación y estimular el bienestar general. 

La práctica de la meditación FACILITA  -------El aprendizaje
                                                                                   ---------La memoria
                                                                                           ----------El pensamiento creativo y la creatividad
                                                                                                      --------La relajación y la reducción del estrés
                                                              --------La autoconsciencia, el autoconocimiento y el autocontrol
                                                                       --------El equilibrio emocional
                                                                                   --------La capacidad de concentración
                                                                                                   --------El sentido de la armonía y la paz interior

Fundamentalmente la meditación consiste en un abanico de técnicas activas que centra la atención en un estímulo individualizado y perfectamente definido. Por tanto es un estado flotante y predirigido de concentración. La estimulación de estas facultades del centro mental no queda exclusivamente circunscrito a la práctica, sino que también se desplazan al transcurso de las actividades cotidianas de la vida. 

Es posible comenzar a meditar con los niños desde los 5 años. De hecho la meditación es una de las formas más eficaces para ayudar a los niños y adolescentes a afrontar mejor la vida que les ha tocado en suerte, tanto desde la perspectiva personal como académica.
La meditación les da a los pequeños la capacidad de poder dominar sus pensamientos y sus emociones pero no mediante un autocontrol represivo sino estimulando la autocomprensión y la autoaceptación

El aprendizaje de técnicas básicas de meditación es muy sencillo y suele ser rápido. Mi propuesta es comenzar en sesiones de unos 30-45 minutos con 4 niños como máximo durante 4 días seguidos a ser posible. Después hacer una sesión de los niños junto con los padres para que puedan practicar en familia. Es evidente que los niños en principio no van a tomar la iniciativa de meditar solos . Esto hay que estimularlo meditando los niños junto con la madre o padre. Pero al experimentar los beneficios en sus cuerpos y mentes quedará como una herramienta a la que recurrir en caso de malestar y/o acontecimientos adversos. Finalmente se pueden hacer encuentros de supervisión o de profundización. 
No es necesario aprender en un espacio determinado. Se puede aprender en el hogar con unas condiciones mínimas de silencio y tranquilidad. 

Personalmente acabo de iniciar la práctica de la meditación con mis hijos y estoy feliz y sorprendida de los resultados. Hacía tiempo que deseaba comenzar pero no encontraba los momentos. Estas vacaciones de semana santa me regalaron ese pequeño rato que necesitábamos para iniciarnos juntos. Yo hace años que medito y en este año difícil estoy intensificando la práctica sintiendo sus efectos positivos en todo mi ser: el año sigue siendo difícil pero yo estoy y me siento bien. He percibido los beneficios casi inmediatos en mis hijos en todos sus ámbitos. Encontrar el tiempo cada día para practicar no es evidente, pero la semilla ya está plantada y germinando porque ya ha nacido de ellos el solicitarme que nos pongamos a meditar. 


martes, 2 de abril de 2013

Escuela de Familias


Todos queremos hijos felices y sanos. Sin embargo nadie nos prepara para ser madres y padres. Se supone que el sentido común, la tradición  y cultura que hemos recibido, el bagaje personal,  serán las guías para poder educar a nuestros hijos. Sin embargo rápidamente llega la cruda realidad: el día a día con sus dificultades e imprevistos, con los encuentros y desencuentros, con las expectativas y los desengaños. Y entonces empezamos a decir la famosa frase de "nunca pensé que criar iba a ser tan difícil". Y si lo dices delante de alguien que tiene un adolescente  nos dicen eso de "uy...pues disfruta ahora porque niños pequeños, problemas pequeños, pero niños grandes, problemas grandes". Escuchar esto tampoco nos alivia, sino que mas bien inquieta.

Por ello en la Escuela Infantil Los Escoriales (eilosescoriales.com) comenzamos un nuevo proyecto de Escuela de Familias. Especialmente para madres y padres con hijos entre 0 y 6 años. La idea es generar un espacio de intercambio junto con una guía especializada que nos ayude a consultar y solventar las dudas en la crianza de los hijos. Estar mejor preparados para poder acompañar y ayudar a nuestros hijos en su desarrollo pleno es el fin de estos encuentros que proponemos. Estas iniciativas benefician tanto a progenitores como a hijos en los múltiples niveles que se dan: relación individual de cada uno de los progenitores con cada uno de los hijos, la relación entre la pareja, la relación entre los hermanos y finalmente la mejora de todo el sistema familiar en su conjunto. Los temas a tratar serán consensuados con los participantes en la Escuela. Algunos que proponemos son:

-->
1. LOS SENTIMIENTOS INFANTILES
2. CONSTRUYENDO LA CONVIVENCIA
3. ETAPAS E HITOS DEL DESARROLLO DEL NIÑO/A
4. OPTIMIZAR LA COMUNICACION CON TU HIJO/A
5. LA IMPORTANCIA DEL JUEGO EN LA CRIANZA
6. MI HIJO/A EN MI VIDA
7. COMO SE CONSTRUYE LA AUTOESTIMA
8. EL SISTEMA FAMILIAR
9. ESTIMULACIÓN TEMPRANA A LA LECTOESCRITURA
10. LOS CONFLICTOS Y SU RESOLUCIÓN
11. LAS NECESIDADES DE MI HIJO/A DE 0 A 3 AÑOS
12. RUTINAS DE SUEÑO Y ALIMENTACIÓN
13. COMO FUNCIONA UN/A NIÑO/A
14. ACERCAMIENTO AL APRENDIZAJE
15. LA IMPORTANCIA DE LOS CUENTOS EN LA CRIANZA
16. PATERNIDAD-MATERNIDAD CONSCIENTES, QUE ES Y COMO SE PRACTICA

Aprender herramientas adaptadas a las necesidades de cada niñ@, reflexionar sobre las prácticas personales como madre o padre, conocer los procesos fisiológicos, emocionales y cognitivos que el niño va transitando es sus diferentes etapas, entender como funciona el sistema familiar, nos ayuda a criar hijos felices y sanos. 

REUNIÓN INFORMATIVA: 5 de abril a las 17.15 
en Escuela Infantil “Los Escoriales” 
C/ Velázquez 17 (San Lorenzo de El Escorial) TF: 918 904 611 

miércoles, 6 de marzo de 2013

Estimulación temprana para bebés


Cuando quedé embarazada con 29 años yo sabía muy poco de bebés. Como solemos hacer las primerizas comencé a informarme masivamente. Hice el curso de preparación al parto. Dí a luz un bebé de 37 semanas, el más bonito de la tierra para mí. Me sentía la mujer más feliz del mundo. Aunque pronto llegaron las dificultades. Nos costó la lactancia, a los dos, que eramos inexpertos. Con mi segundo hijo fué mucho más fácil. Ya era casi una experta.

En seguida me dí cuenta de que nacer es un tránsito difícil y duro para el bebé. Yo, como primípara, tuve que empujar mucho. Él, como primogénito, tuvo que abrirse paso milímetro a milímetro en el canal de parto. Cuando salió estaba bastante amoratado, con los ojos cerrados, no lloró. En seguida se lo llevaron al lado a hacerle el test de Apgar y las comprobaciones pertinentes. Yo pregunté asustada si estaba bien. Todo perfecto y ya lo escuché llorar y me tranquilicé. En los días siguientes fuí consciente de cómo mi hijo había pasado de su medio acuático, fabuloso, protegido, al medio aéreo, donde sentía frío y calor y donde todo lo tenía que aprender a hacer por si mismo. Comer, respirar, poner en marcha todo el sistema digestivo, manifestar su malestar y su alegría, aprender a mirar, a escuchar, a relacionarse con el entorno. En esos meses lo que menos entendía era cómo nadie me había hablado de esta parte. Ni el médico, ni las matronas, ni otras madres. NADIE. Me considero una afortunada porque pude vivir toda esta etapa con muchísimo placer e intensidad, a pesar de las dificultades, esas que nadie, inexplicablemente, me contó ni leí. Pero sé que hay muchas madres primerizas y muchos bebés recién nacidos que lo pasan mal.

Cada día se sabe más de estas primeras etapas de nuestra vida. Incluso ya sabemos que podemos realizar actividades de estimulación en la vida intrauterina del bebé, como cantarle, ponerle música, hablarlo. Esta estimulación es positiva pues produce sensaciones placenteras en el bebé intrauterino que favorecen su desarrollo. Sabemos que durante los dos primeros años de vida el cerebro del bebé va a crecer desde los 350 gr hasta los 1.300 gr. Después cuando tenga ya 20 años, su cerebro pesará unos 1.450 gr. Es decir, de los 0 a los 24 meses el cerebro del bebé va a multiplicar su peso casi 4 veces gracias a las nuevas conexiones que  sus neuronas están haciendo cada día. El bebé viene dotado con sus instintos primarios que le posibilitan la supervivencia, como el reflejo de succión. Gracias a ellos y a su cuidadora principal, generalmente la madre, va desarrollándose. Cuanto mejor atendido, cuidado y estimulado esté, mayor número de  conexiones estarán haciendo sus neuronas y mejor se estará produciendo la mielinización de los axones. La mielina es un recubrimiento de grasas y proteínas que aumenta la velocidad de transmisión de la información entre las neuronas. También es la época de plena producción de neurotransmisores. Durante los primeros meses el bebé necesita sobre todo dos cosas: la leche de su madre y muchas caricias.

La estimulación tempranaestimulación precoz o atención temprana es un grupo de técnicas que sirven para desarrollar todo el potencial de los bebés desde su nacimiento y para que sean más felices. Entre las actividades que se realizan está el masaje infantil, la estimulación visual, auditiva, cinestésica, táctil, la digitopuntura, cantar al bebé, hablarlo de forma suave y amorosa, bailar con el bebé. 

Uno de los objetivos más importantes de los talleres con bebés es que éstos se relacionen con otros bebés y asimismo las madres y padres de los diferentes bebés. La llegada del bebé al hogar origina una multitud de cambios en cada uno de los miembros de la pareja y en la pareja como unidad. Fomentar un espacio de intercambio de experiencias es beneficioso. El bienestar de los cuidadores del bebé, fundamentalmente de la madre, es clave en la calidad de la interacción con el bebé. La madre necesita apoyo y cuidados también para asi poder dár lo mejor a su bebé y a pesar de las dificultades, poder realzar el proceso de vinculación con amor y respeto a la personalidad de su hij@.

Estos talleres DEBERÍAN formar parte de nuestro sistema de salud nacional y público. No entiendo porque si de verdad quieren prevenir la salud de la población, el estado no se dedica a generalizar talleres de estimulación temprana y crianza natural para el bebé. Para todos los bebés recién nacidos. Existen pruebas científicas que lo justifican sobradamente. Invertir sobre todo en los más pequeños para sentar una base segura, sólida y positiva en los adultos del futuro.


TALLER PARA BEBÉS
De 0 a 24 meses

Estimulación y crianza natural del bebé.
Favorecer los procesos de vinculación mamá/papá - bebé
Para vivir la maternidad y la paternidad de la forma más satisfactoria

INFORMACIÓN: 917716531-649400082

CENTRO DE ACTIVIDADES SOCIALES Y MUJER
C/ Juan de Toledo 27 – 2º Piso
SAN LORENZO DE EL ESCORIAL












lunes, 18 de febrero de 2013

lunes, 4 de febrero de 2013

Los sentimientos infantiles

Hay una relacion directa entre lo que siente un/a niño/a y como se comporta.

Si se siente bien, se comporta bien. ¿Como ayudarlo a sentirse bien?

ACEPTANDO SUS SENTIMIENTOS

Aceptar sus sentimientos quiere decir intentar sintonizar con lo que creo que experimenta el/la niño/a, meterme en su piel, empatizar. No quiere decir estar de acuerdo ni en desacuerdo, aprobar o desaprobar, acertar o errar. Sólo quiere decir estar presente, acompañarlo con tu presencia plena. Nada más y nada menos. Porque somos seres independientes, capaces de tener una serie diferente de sentimientos.

Cuando no aceptamos negamos sus sentimientos. Cuando negamos los sentimientos de nuestr@s niñ@s, l@s confundimos y les mandamos el mensaje de que no l@s queremos con lo que sienten, con lo que son.

Piensa en tí como persona adulta: ¿sueles darte cuenta de lo que sientes? ¿comunicas lo que sientes a los demás? ¿qué hacen los demás cuando les comunicas tus sentimientos? ¿cómo te sientes ante sus reacciones?

Cosas que solemos hacer ante los sentimientos de nuestr@s niñ@s:
  • Escuchar distraidamente mientras hacemos otras cosas como jugar con el móvil, ver la tele.
  • Preguntar y aconsejar y de ahí al reproche no hay casi nada. Entonces la/el niña/o se indigna y nosotros a continuación.
  • Negar su sentimiento: "No...a ti lo que te pasa es que..."
  • Dar explicaciones y acudir a la lógica. ¿Qué lógica? ¿La mía o la de él? ¿Acaso es la misma?
En definitiva, lo más importante es la actitud que adoptemos porque todos los sentimientos pueden aceptarse. Para ello:
  1. Escucha con mucha atención, haciendo contacto visual, poniéndote a su altura física, dejando de hacer lo que estés haciendo.
  2. Reconoce sus sentimientos con la palabra. Puedes hacer pequeñas interjeciones como aja, vaya o ponerle nombre al sentimiento que esté experimentando, sin juzgarlo, tan sólo nombrándolo: "Vaya, veo que te sientes muy enfadado..."
  3. Concede al niñ@ sus deseos en la fantasía, como si fuera un juego.
  4. Y por último, o primero, haz una autoevaluación íntima de cuando niegas tú sus sentimientos,  cuando te dicen qué concretamente, qué es lo que no soportas que te digan, cómo sueles reaccionar ante sus emociones, qué sientes cuando ellos no te escuchan.


Para terminar os dejo este enlace de la película de Javier Fesser "Camino", gran película y que un ejemplo extremo de lo que puede significar negar lo que siente una niña o niño.

miércoles, 30 de enero de 2013

La importancia de jugar


Para l@s niñ@s el juego es su actividad más natural e importante. A menudo los adultos ven los juegos infantiles de manera poco positiva. Sin embargo para l@s niñ@s el juego es:
  • el primer vehículo para comprender a controlar su entorno
  • la mejor herramienta para relacionarse y comunicarse con los demás
  • un instrumento eficaz para la educación y el desarrollo de habilidades y capacidades
  • fuente de satisfacción de necesidades vitales de nuestra naturaleza inteligente tales como explorar, descubrir, conocer, aprender.
Desde que nacemos estamos predispuestos a jugar con nuestros pies, con nuestras manos. Con los juegos de movimiento aprendemos nociones de velocidad, equilibrio, dirección, peso. Asi nuestro cuerpo va desarrollándose y alcanzando los hitos evolutivos necesarios como sostener la cabeza, la coordinación ojo-mano, gatear, caminar, etc.

Cuando jugamos con objetos adquirimos información a través de los sentidos, comprendemos el control que podemos tener sobre las cosas y vamos ampliando nuestro conocimiento de la realidad que nos rodea.


Al empezar a jugar con otros, practicamos la comunicación, los roles sociales, las reglas y normas, las costumbres de nuestras cultura...


Por tanto, el juego es vital para el desarrollo social, emocional e intelectual de l@s niñ@s que encuentran nuevas soluciones e ideas y experimentan el sentido de poder que surge de tener el control y de imaginar cosas por sí solos. 


Y si eres observas bien, sin juzgar y sin prejuicio, también podrás ver a tu niñ@ expresar con el juego sus miedos, deseos, inquietudes y conflictos a través de sus juegos. 


Asi que, ya sabes: si quieres conectar con tu hij@ de una forma genuina ¡juega con él/ella! Te divertirás y al mismo tiempo lo estarás educando, enseñando, transmitiéndole valores como compartir, respetar normas, ceder, llegar a acuerdos, aprender a ganar y perder, etc. Si no sabes cómo hacerlo, no temas, que él/ella te guiará y le estarás dando la oportunidad de dirigirte y de llevar la iniciativa. Yo esto lo hago habitualmente en consulta y la cara de sorpresa y el placer que se les despierta a much@s niñ@s habla por si sola. 

Y por último deciros que por impedirle jugar no va a madurar antes. Al revés, eso puede generar un bloqueo grave en el niño. En esa edad de los 9-10, que muchas veces se les dice que ya son pequeños para jugar a algo. A veces hasta se llega a hacer desaparecer el juguete prohibido. Hace poco un padre me decía que le habían aconsejado quitar todas las muñecas a su hija para que asi madurara, como si la niña fuera a madurar por ello. Nada más alejado de la realidad. 

viernes, 21 de diciembre de 2012

El valor de los padres que llevan a su hijo a terapia

Desde aqui quiero dar las gracias a todos los padres y madres que toman la decisión de buscar ayuda profesional para sus hijos. Es un paso muy difícil de dar. Entre los prejuicios, la mala fama de los psicólogos a nivel popular, la dificultad de reconocer un problema en nuestro niño, el cuestionamiento como madre-padre que la terapia pueda conllevar, la inversión en tiempo-dinero-esfuerzo para llevar al niño a la consulta, cuadrar los horarios entre el colegio y las actividades extraescolares. Nosotros, los psicólogos infantiles, sabemos que la 1ª dificultad para que los niños nos lleguen es que sus padres den ese paso. Hacer terapia es un acto de valentía, de inconformismo y de esperanza. 
Padres y madres que buscáis soluciones para ayudar a vuestro hijo ante sus dificultades, mi profundo respeto y mi sincera aceptación de todo corazón porque estáis haciendo algo muy difícil, poco valorado a nivel sociocultural pero que puede dejar una huella en positivo a vuestro niño para el resto de su vida.

martes, 18 de diciembre de 2012

Educación inclusiva: intervención en el aula

Cuando yo estudiaba EGB, bachillerato, COU, los alumnos/as de educación especial, por ejemplo, con síndrome de Down, Asperger, con sordera, trastornos generalizados del desarrollo, no estaban en las aulas ordinarias sino en escuelas especiales diferentes. Afortunadamente actualmente se encuentran integrados en la educación ordinaria salvo en los casos más graves. Considero esto un avance educativo y social sin dudarlo. Esta integración ha sido apoyada por una serie de recursos específicos en los centros educativos como son los maestros de educación especial, logopedas, enfermeras, fisioterapeutas, dependiendo del tipo de centro y de las necesidades del alumnado. Pero estos recursos distan mucho de ser suficientes. Por ejemplo es imprescindible, y no suele hacerse, la intervención de un especialista con el grupo de referencia del niño/a. Es decir los compañeros y compañeras de estos niños y niñas no suelen entender que es lo que le pasa, por qué actúa asi, cómo siente o percibe ese niño. Es una tarea de sensibilización basada en la información, en la empatía que suele mejorar las relaciones sociales en el grupo y sobre todo facilitar la integración de estos niños que no es fácil. Y lo he visto, he visto el efecto de una intervención como estas en un grupo de 2º de Secundaria con una niña que tenía un Síndrome de Asperger que es un tipo de trastorno que afecta fundamentalmente al funcionamiento social de la persona.
María es una adolescente que tiene Síndrome de Asperger. Cuando yo la conocí iba a 2º de Secundaria. En los estudios iba más o menos bien porque es muy inteligente, más que la media, pero los problemas venían en su integración en el aula porque el comportamiento social de María es muy extraño ante los ojos de los demás. Casi nunca mira a la cara, no contesta si le preguntas, bueno quizá media hora más tarde, o mañana, sin venir a cuento. Tiene reacciones repentinas y subidas de tono aparentemente injustificadas. Pasaba los recreos en absoluta soledad, de pie, balanceándose siempre en el mismo lugar, junto a un seto donde recogía pequeñas hojas caídas que escudriñaba de cerca. Y así todos y cada uno de los recreos excepto el de los jueves, que venía puntualmente a mi taller de papiroflexia y le gustaba. Para mí era un placer tenerla en el taller. A los demás les ponía nerviosos pues ella sacaba enseguida las formas y encima no miraba ni hablaba a nadie.
María comenzó a asistir a un centro de psicopedagogía para mejorar sus habilidades sociales en general y en el aula en particular. Y la psicopedagoga vió la necesidad de llevar a cabo una intervención en la clase con todos sus compañeros. Se destinó una clase de tutoría, de las que se han eliminado después de haber costado tanto esfuerzo haberlas conseguido, a esta intervención. María no quiso estar presente porque le parecía muy incómodo estar ahí mientras sólo se hablaba de ella y su comportamiento. La profesional comenzó hablando de María  y comenzó a explicar porque se comportaba como lo hacía, cuáles son sus dificultades, de donde vienen, que siente cuando varias personas la hablan al mismo tiempo o la hacen varias preguntas. Y poco a poco cada uno de los compañeros de María fue hablando y expresando su estupor, su enfado, su desconcierto ante el comportamiento diferenciado de su compañera. Y la profesional podía ir dando respuestas para que éstos pudieran comprender un poquito más las diferencias de María. La tutora estuvo presente todo el rato y para asi conocer mejor los hilos que tejen la convivencia dentro de su aula. Y el resultado de la intervención fué valorado por todo el mundo como muy positiva, en realidad como necesaria.
Lo mismo podría hacerse con el alumnado que tenga TDAH, el que presente numerosas dificultades de comportamiento o el que presente una discapacidad. No ponerlo encima de la mesa no beneficia a nadie, ya que todos los alumnos se dan perfecta cuenta de las diferencias ¿por qué no hablar de ello abiertamente y permitir que todos se expresen en relación a ello? ¿por qué no aportar información tan necesaria? El lema de todos iguales, todos diferentes es algo que no debe quedar en una frase sino que hay que dotarla de sentido en las aulas.

viernes, 30 de noviembre de 2012

Cuento con títeres "El pato y la muerte"

Hola, hoy os dejo un video sobre este cuento contado con títeres. Para mí fue un sueño cumplido el poder contarlo porque ya sabemos que en nuestra cultura no queremos aceptar el hecho de que sencillamente vivimos y desaparecemos. 
André Compte-Sponville, el filósofo francés vivo más importante, que me fascina y que, por cierto, hace referencias constantes a su infancia con una madre depresiva que se suicidó, en la entrevista promocional de su último libro "Ni el sexo ni la muerte. Tres ensayos sobre el amor y la sexualidad" (http://cultura.elpais.com/cultura/2012/11/23/actualidad/1353670784_257749.html) dice "Según mi punto de vista es mayor la sabiduría del que acepta su finitud, su propia mortalidad, que del que intenta tranquilizarse a buen precio, imaginando que después de la muerte existe otra vida que no acabará nunca." Yo siento lo mismo. 

Y por ello me gusta tratar el tema de la muerte. Hacía tiempo que quería contar este cuento a niños, pero dónde, a quién, cuándo, me preguntaba, y las dudas se apoderaban de mí y me paralizaban. Hasta que encontré el foro, el lugar y el momento. Había muchos niños, entre 2 y 11 años. Después del cuento charlamos un rato. Un niño me preguntó si se había muerto el pato y me resultó difícil contestarle pero al final lo admití que sí que había muerto. Otro habló de sus abuelos a los que no había conocido. Y así creamos entre los niños y yo un espacio sobre esta realidad y este misterio. 
Muchas gracias a tod@s ell@s desde aquí.



miércoles, 28 de noviembre de 2012

Comunicación parental


El tema de la comunicación es un tema fundamental en la relación con l@s niñ@s.
Y que poca importancia se le da en España a este tema en general. Lo he visto en mis trabajos como mediadora en centros escolares e institutos. Lo he visto en las familias, cuando un padre te dice "¿y qué le cuento?". Lo vemos en las reuniones de vecinos, de asociaciones, en nuestros políticos.
En los centros escolares los conflictos se concentran en los recreos, el de mediodía y sobre todo el del comedor. Y l@s niñ@s si no tienen la confianza acaban por no acudir a nadie y manejar el conflicto como pueden. Esta confianza sólo es posible si el niño (voy a hablar a partir de ahora en masculino porque realmente resulta agotador y me siento hasta ridícula pero está claro que me refiero a niña o niño) sabe que cuando acuda a un mayor (profe o cuidador) va a ser escuchado y a recibir una respuesta a su demanda. Si en lugar de eso el adulto le dice que deje de llorar, hombre, que los chicos no lloran (esto lo he visto yo) o que se deje de tabarras y siga jugando o que el profe no va a hacer nada entonces ese niño dejará de acudir. También he visto que cuando ellos saben que el mayor va a actuar acuden a él tantas veces como sea necesario. Y que sienten que merece la pena.


¿Y con los hijos? Con los hijos idem de idem. Si nunca tenemos tiempo para ellos, si no jugamos con ellos, si no les contamos cuentos, si no les decimos como nos sentimos, si no les confiamos nuestras historias de vida, ¿cómo lo van a hacer ellos? Si suelen recibir un no por respuesta acabaran por no pedirnos ya nada, ni que juguemos con ellos. Es decir, el impulso acabará por no darse. Es una ley del aprendizaje. En los bebes que nacen con alguna discapacidad es muy importante que los padres aprendan a interpretar sus señales de comunicación porque si el bebé no recibe una respuesta a su sonido, movimiento o gesto, dejará de hacerla y, por tanto, el espectro comunicativo se empobrecerá. Con los niños que tienen todas sus capacidades intactas pasa lo mismo. Por ello es muy importante que los padres demos respuesta a las demandas comunicativas de nuestro niño. Quiero señalar que la comunicación es un proceso complejo y multidimensional: está lo que digo, cómo lo digo, que gesto empleo al decirlo, cómo le ha llegado al otro. Los bebés se guían sobre todo por el volumen de nuestra voz, por nuestra cara, por el contacto físico que les damos. Aquí el contenido de las palabras no es importante aún. Todo lo demás constituye el 100% del mensaje para él. Y poco a poco el significado de las palabras va cobrando valor. Pero siempre, siempre, la parte del mensaje que no es estrictamente verbal es la que antes llega ¿o no?. Es más, si hay contradicción entre lo que digo y lo que mi cuerpo dice, esto último será el mensaje más importante para el receptor (hay multitud de estudios que asi lo demuestran). Quiero decir con esto que ¡¡¡atención padres y madres!!! con vuestra comunicación no verbal o corporal, que constituye un 70% de lo que decís a vuestros niños. Es más difícil ser consciente de este nivel de comunicación pero hay técnicas que nos ayudan como son todas las técnicas psicocorporales como la bioenergética o el movimiento expresivo o la respiración. Para empezar podéis dejaros guiar por vuestros hijos: ¿a qué muchas veces habéis sentido que vuestro hijo os había leído la mente a pesar de haberle dicho otra cosa muy diferente? Ahí está su feedback que puede ayudarte a mejorar como padre o madre. 
Para terminar deciros que me encantaría recibir vuestros comentarios a este tema. Un saludo invernal.

domingo, 18 de noviembre de 2012

Como funciona la terapia infantil con juego


Cuando un niño o niña es traído a consulta, por alguno de sus padres generalmente, lo 1º que necesito hacer como psicóloga es ganarme su confianza: que se sienta aceptado, escuchado, apreciado por quién es y no por lo que hace o por cómo lo hace. Para ello desde el primer momento juego con él. El juego es importantísimo para los niños, es su forma de explorar el mundo, de comprenderlo, de ensayar lo aprendido. El juego para el niño es básico, es su lenguaje natural, y por eso es preciso usar el juego en terapia para niños.
A través de su juego puedo observar sus patrones comportamentales: la forma en que juega, el contenido del juego, su tolerancia al fracaso, las emociones que surgen, su aceptación de las normas, cómo es el contacto que hace conmigo, cómo funciona su cuerpo, que mensajes está mandando. A medida que jugamos vamos construyendo la confianza y el niño comienza a sentirse seguro con esa señora al que le han llevado y que no ha entendido muy bien quien es pero que parece dispuesta a conocerlo y aceptarlo tal y como es. Cuando un niño llega a terapia suele tener una imagen de si mismo muy devaluada precisamente porque no para de recibir feedback por su mal o extraño comportamiento o por bajo rendimiento escolar. Este clima de confianza en la consulta junto con los juegos, permiten al niño abrir las ventanas de su mundo interior y así, como psicóloga, puedo saber que siente, cuáles son sus temores, ansiedades o frustaciones. El niño tiene la oportunidad de ventilar y manejar sus emociones desde una nueva perspectiva sana e integradora.
Con los más pequeños (hasta los 6 años), tan sólo jugando en la consulta, suelen verse mejorías en poquísimas sesiones (3-4) y no es necesario verbalizar ni explicar nada del contenido simbólico sino mantener la presencia atenta y empática a lo que vaya surgiendo en el juego. Con los niños a partir de los 6-7 la terapia contiene más elementos que potencian la toma de conciencia del niño sobre sus emociones, sentimientos, pensamientos y acciones.
Mi especialidad con los juegos está centrada en la terapia con teatro de guiñol debido a mi comienzo profesional, hace más de 20 años, en el mundo del teatro. Desde principios del siglo XX teóricos procedentes de distintos ámbitos han investigado y utilizado títeres como vehículo de expresión y transferencia. Tienen un rol propiciador de aprendizajes significativos y de acciones transformadoras de la subjetividad. Así que generalmente cuando un niño llega nuevo a la consulta siempre jugamos al teatro de títeres. A través de los títeres sintonizo con aspectos que no salen en la comunicación tradicional persona a persona, sino que aparecen en un diálogo que va de "imaginación a imaginación". Utilizo un amplio conjunto de títeres artesanales donde se encuentran los arquetipos de los cuentos tradicionales como la princesa, el rey, el lobo, el médico, la niña, el niño, el pirata, la abuela, la sirena, etc. También usamos requisitos, objetos de la vida diaria y de los cuentos para jugar al teatro. Con telas y materiales de la naturaleza los niños hacen sus escenarios en un plis-plas, inventan sus historias, buscan un título y me indican lo que quieren que yo haga. Es un proceso dinámico donde el niño es la parte activa y yo le acompaño en sus necesidades e impulsos desentrañando lo que le afecta y llegando a la fuente de su malestar. Así en consulta el niño tiene la oportunidad de probar otras formas de solucionar los conflictos de su vida. A lo largo de la terapia el niño realiza sus propios títeres que tendrán que ver con su historia personal y que llevará consigo a casa como un símbolo del proceso curativo que ha tenido lugar durante la terapia.


viernes, 16 de noviembre de 2012

¿Medicamentos para los niños?

España es el 3er país que más medica a los niños en el mundo. La industria farmacéutica es la 3ª del mundo después del armamento y del narcotráfico. Os dejo este video que habla sobre la medicación en los niños, en concreto en los TDAH.
http://vimeo.com/52442343

martes, 13 de noviembre de 2012

El aprendizaje de las emociones

En el aprendizaje de las emociones hay dos períodos fundamentales que son los primeros años de vida y la infancia, hasta los 12 años. Las primeras experiencias, el vínculo entre los cuidadores principales y el bebé,  van a ir determinando nuestro posterior comportamiento emocional. 

Un padre me contó que no sabía que hacer cuando su hija mayor, de unos dos años y medio, iba a él y lo pegaba. Parece que la niña tenía este tipo de reacciones desde que había nacido su hermana hace cuatro meses. La niña necesita el límite que sus padres deben ponerle para que la pequeña pueda seguir desarrollándose con seguridad. 

En consulta los niños encuentran un espacio seguro y protegido para poder manifestar sus emociones contenidas. Cuando pido a un niño que haga un dibujo o que realice una escena en la caja de arena o que elija tres objetos para hacer un teatro estoy facilitando la expresión de su mundo interior, de lo que siente. A los más pequeños (hasta los 6 años) el juego les sirve para formular y asimilar lo que experimentan pero que no pueden aún expresar con el lenguaje. Con los mayores el juego es una dinámica ideal para expresar y tomar conciencia de lo que les oprime y este paso ya es liberador y sanador y el primero de la solución.

La madre de M. (niño de 8 años) me contó en la 1ª entrevista que su hijo no contaba nada de lo que le pasaba y que a veces le dolía el pecho y comenzaba a tener sofocos. Padecía asma y varias alergias. M. vivía en un ambiente muy estresante para él. Su primer teatro en consulta se tituló "La mansión del miedo". A lo largo de las sesiones la madre fue viendo como el niño iba abriéndose e iba mejorando en casa, en la escuela y en su sintomatología asmática. Darle la oportunidad de expresarse era una necesidad para M.

Por último comentaros que en el programa 130 de Redes http://www.rtve.es/television/redes/ que emitieron el 28 de octubre hablaron sobre la importancia del aprendizaje de las emociones. 

Un abrazo, feliz semana y jugad todo lo que podáis. 


lunes, 5 de noviembre de 2012

Como afrontar el tema de la muerte con los niños

La muerte es un paso seguro para todos/as. Pero, culturalmente, es un tema tabú. Naturalizar esta realidad es la mejor forma de aceptarlo para así poder vivir con más sentido, bienestar y plenitud. Los adultos somos los que trasladamos a nuestros niños los significados de las cosas y de los acontecimientos. Es seguro que tu hijo/a te formulará en algún momento las grandes preguntas de la vida. En relación a la muerte:

  • Habla naturalmente sobre ello, sin evitar palabras como muerte, entierro, cementerio.
  • Aprovecha las oportunidades que te brinda la vida día a día, como que tu hijo/a vea y señale un animal o una planta muerta. 
  • Trata siempre de contestar con naturalidad, tranquilidad y sinceridad. De esta forma le darás seguridad a él/ella.
  • Si te ha sentido dispuesta/o anteriormente a hablar sobre el tema, es muy probable que tu hijo/a te pregunte varias ocasiones: sonríe y muéstrate abierta/o y paciente a volver a hablar sobre ello.
  • También puedes reconocer tus dificultades a hablar sobre la muerte si es que así lo sientes, o si la demanda del niño/a es excesiva en cuanto a recibir respuestas muy concretas. Al fin y al cabo la muerte es un misterio independientemente de las creencias personales.
  • Puedes dar la visión de que la muerte forma parte de la vida, que sin ella, ésta tampoco existiría y que, es más, le da sentido a la vida aunque nos duela perder a los seres queridos y aceptar nuestra propia muerte.
  • Si en el curso de la conversación, la emoción aflora, daros el permiso de sentirla y así estarás transmitiendo a tu hijo/a que la tristeza es una emoción natural y normal en la vida y que es bueno expresar si se siente y así os estaréis dando la oportunidad de acompañaros en ella. 
  • Es importante darle seguridad al niño/a con el contacto físico, con la mirada, con el gesto y con el humor. Y pasar a otra cosa mariposa cuando se note que la conversación ha terminado.

lunes, 29 de octubre de 2012

Qué son y para qué sirven las emociones

Las emociones son fenómenos multidimensionales. Es decir son procesos que afectan a varias dimensiones al mismo tiempo:
1- En el terreno de lo biológico se producen reacciones fisiológicas como palpitaciones, sudoración, etc. Estos cambios fisiológicos preparan al cuerpo para la acción. Por ejemplo en el caso del miedo el cuerpo se prepara huir.
2- En el terreno del pensamiento o de la cognición se produce un análisis y una valoración subjetiva de la situación en función de la historia personal.
3- En lo social, las emociones van acompañadas de una expresividad universal como especie, independiente de lo cultural. Sin embargo la cultura si afecta a los modos de esa expresión. 

Las emociones se han ido desarrollando a lo largo nuestra filogenia (proceso evolutivo desde las primeras formas de vida hasta nuestra especie, el Homo Sapiens):
Hace 200 millones de años tenemos el cerebro reptilíneo: la región más primitiva, el tallo encefálico, en la parte superior de la médula espinal que regula las funciones vitales básicas como la respiración, el metabolismo de los órganos corporales y las reacciones y movimientos automáticos. En definitiva, se trata de un conjunto de reguladores programados para mantener el funcionamiento del cuerpo y asegurar la supervivencia del individuo. La raíz más primitiva de nuestra vida emocional radica en el sentido del olfato, en el llamado lóbulo olfatorio.
El cerebro mamífero se encuentra  alrededor del tallo encefálico a modo de rosquilla y es el sistema límbico (del latín “limbus” que significa “anillo”) que supuso la incorporación de las emociones propiamente dichas al repertorio de respuestas del cerebro. Se incorporan dos poderosas herramientas: el aprendizaje y la memoria que permitieron ir más allá de las reacciones automáticas predeterminadas y afinar las respuestas para adaptarlas a las cambiantes exigencias del medio, favoreciendo la toma de decisiones más inteligente para la supervivencia.
Finalmente hace unos 100 millones de años, comienza a desarrollarse el neocortex o cerebro del Homo Sapiens, que permitió el desarrollo del pensamiento, de la conciencia, de la civilización, del arte y de la cultura. Este nuevo estrato cerebral permitió comenzar a matizar la vida emocional, por ejemplo establecer el vínculo madre-hijo. El neocortex permite pues un aumento de la sutileza y la complejidad de la vida emocional dotando de flexibilidad al sistema social complejo humano.




"Aun tenemos en nuestras cabezas estructuras cerebrales muy parecidas a las del caballo y el cocodrilo", dice el neurofisiólogo Paul MacLean, del Instituto Nacional de Salud Mental de los EE.UU.

Por lo tanto, las emociones sirven para asegurar nuestra supervivencia. En su función adaptativa, preparan al organismo para la acción; en su función social comunican nuestro estado de ánimo a los demás favoreciendo el apoyo social y en su función motivacional facilitan las conductas motivadas para la consecución de nuestros objetivos. 

Como me he propuesto no escribir entradas muy largas sólo quiero terminar diciendo que, por lo tanto, no existen emociones positivas ni negativas, términos que se ven constantemente hoy en día. Lo que existen son emociones y todas son necesarias y tienen su utilidad. La cuestión es aprender a manejarlas, expresarlas y aceptarlas para la convivencia pacífica y común. 
Asi que dejemos a nuestros niños y niñas llorar y enfadarse si lo necesitan y no nos lo tomemos como algo personal sino como una expresión sana y necesaria de lo que les ocurre por dentro. 
En la siguiente entrada hablaremos de cómo funcionan sobre emociones

viernes, 19 de octubre de 2012

REFLEXIÓN


Y una mujer que estrechaba una criatura contra su seno dijo:
Háblanos de los hijos. Y él dijo:

Vuestros hijos no son vuestros hijos. Son los hijos y las hijas del anhelo de la vida por perpetuarse.

Llegan por medio de vosotros, pero no de vosotros, y, aunque, están con vosotros, no os pertenecen.

Les podéis dar vuestro amor, pero no vuestros pensamientos, porque ellos tienen los suyos.

Podéis acoger sus cuerpos, pero no sus almas, porque sus almas moran en la casa del mañana, que no podéis visitar ni siquiera en sueños.

Podéis esforzaros en ser como ellos, pero no tratéis de hacerlos como vosotros.

Porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.

Sois el arco por el cual vuestros hijos son disparados, como flechas vivientes.

El arquero ve la diana en el camino del infinito, y con su fuerza os doblega para que vuestras flechas vayan raudas y lejanas.

Dejad que vuestra tensión en las manos del Arquero sea una alegría; pues de igual manera ama Él la flecha que vuela, como ama también el arco que se tensa.


KHALIL GIBRAN
El profeta